Historia sobre la especialidad

Fundamentos históricos Y CIENTÍFICOS de la conversión de la Proctología en Coloproctología

Hospital La Católica

  • Dr. Jesús Martínez Carles
    Coloproctólogo
  • Jesús Martínez Hoed
    Estudiante Medicina 5 año

Los antecedentes de la conversión de la proctología en Coloproctología como ciencia se remontan al siglo pasado. Aparentemente la Proctología se dedica a las patologías del recto y ano, y la Coloproctología extiende su campo además al colon, pero, aunque existan títulos de Proctólogos, Coloproctólogos o de Cirujanos de colon, recto y ano, cualquier intento de división o exclusión es vano, pues la especialidad es solo una y está bien definida con su objeto de estudio y su campo de trabajo. Actualmente existen, el Consejo Mundial de Coloproctología, la Sociedad Europea de Colon, Recto y Ano, la American Society of Colon and Rectal Surgeons, el American Board of Colon and Rectal Surgeons, la Asociación Latinoamericana de Coloproctología, y en la mayor parte de los países existen sociedades de coloproctología.

Inglaterra es considerada la meca de la Coloproctología debido a que fue la primera en contar con investigadores e instituciones dedicadas a la misma. En 1912 fue fundada la “British Proctological Society” (1), es importante hacer notar que ya en esta época, su campo de estudio y de acción no solo se reducía al recto y ano, como pudiera hacernos pensar su nombre, pues desde 1835 con la fundación del Hospital Saint Mark´s en Londres, se había comenzado a establecer el concepto de especialización en cirugía de colon, recto y ano. (2)

El primer proctólogo estadounidense y padre de la especialidad en ese país fue Joseph B. Mathews, de Lousville, Kentucky, quien se entrenó en el Hospital Saint Mark´s en Londres. (3) La Sociedad Americana de Proctología es una de las organizaciones especializadas más viejas de los EUA. Su primera reunión fue celebrada en el Hotel Chittenden en Columbus, Ohio en 1899 y su primer presidente fue Joseph B. Mathews.

Harry E. Bacon, pionero de la especialidad en los EUA, cita en su obra Proctology, en 1956, a Joseph B. Mathews, el cual define la Proctología como la ciencia que trata las enfermedades médico-quirúrgicas del colon, recto y del canal anal. Esta definición fue dada por Joseph B. Mathews en 1899 durante la fundación de la Sociedad Americana de Proctología.

El American Board of Colon and Rectal Surgery fue la sexta especialidad en ser organizada y la décima en ser incorporada al American Board of Medical Specialities en 19354, (5), y en la actualidad cuenta con 47 programas de entrena-miento en 47 instituciones distintas distribuidas en 23 estados de la Unión Americana. (4)

El 3 de diciembre de 1957, durante el primer Consejo Internacional de Proctología en Mar del Plata, Argentina, se reunieron 50 cirujanos de colon y recto, de lengua hispana y portuguesa de América Latina y se decidió crear una sociedad que los congregase y así surgió la Asociación Latino Americana de Proctología (ALAP) con su primer presidente Daher E. Cutait (Brasil), pero no es hasta 1984 que la ALAP se convierte en Asociación Latinoamericana de Coloproctología (ALACP) (6), atendiendo al deseo y criterio de los asociados, que reclamaron la necesidad de consolidar la especialidad con una visión quirúrgica abdomino-pélvica como ya había ocurrido en el viejo continente, en EUA y otros países de América Latina como Cuba, donde surge como Sociedad Cubana de Proctología en l940 y no es hasta e1 11 de noviembre de 1957 que queda oficialmente constituida la Sociedad Cubana de Coloproctología, quedando como presidente el Dr. Ignacio Calvo Tarafa (7), (8); Argentina, donde surgió como Sociedad Argentina de Proctología en 1942 a instancias del Dr. Alberto Ciarlo, y pasa a llamarse Sociedad Argentina de Coloproctología, en 1982 (9); México, surge la Sociedad Mexicana de Proctología en 1953, y en 1969 se convierte en Sociedad Mexicana de Coloproctología, a instancias del que fue su primer presidente Dr. Fidel Ruiz Moreno. (10)

Hasta aquí hemos pretendido brindar un breve recorrido histórico donde se ha observado el proceso de conversión de Proctología a Coloproctología, en diferentes sociedades del mundo, y con esto hemos querido resaltar que cualquier nombre que se le quiera dar a la especialidad coloproctológica sería inexacto si no incluyera las enfermedades medico quirúrgicas del colon recto y ano.

La conversión histórica que hemos resumido, tiene fundamentos científicos que la generaron, algunos de los cuales analizaremos a continuación

El Colon, el recto y el conducto anal son considerados en todos los textos y trabajos actuales como una unidad anatómico-funcional y por tanto indivisible desde el punto de vista: Anatómico, Funcional (11), (13), Fisiológico (12), Histológico (14), Embriológico (15), Patológico (16), (17), Bioquímico (18) y Oncológico (Cualquier texto de cirugía general, oncología y coloproctología, se habla de cáncer colorrectal).

No se concibe que alguien pueda estar capacitado para trabajar quirúrgicamente la pelvis, si no es capaz de trabajar quirúrgicamente el abdomen, pues las barreras o límites anatómicos en la práctica quirúrgica son ficticios, ya que en la mayoría de los casos se pasa de uno a otro por necesidad científica, quirúrgica y/o práctica.

Muchas técnicas quirúrgicas-coloproctológicas utilizan vías de abordaje abdominales, anales, perianales, transanales, transsacras, endoscópicas, laparoscópicas y gran parte de las técnicas son mixtas por necesidad intrínseca del procedimiento.

La concepción de todas las autoridades mundiales en la materia, ha sido y es, que un coloproctólogo debe ser un cirujano abdomino-pélvico, no solo por lo dicho anteriormente sino también por las relaciones anatómicas y funcionales del colon, del recto y del ano. (19)  Muchas técnicas quirúrgicas implican el conocimiento y el trabajo sobre órganos y estructuras extracolónicas, extrarectales y perianales.

Por principios oncológicos inviolables, muchos procederes obligan a la extirpación de órganos y estructuras adyacentes y a veces al trabajo sobre ellos. Algunos ejemplos son la linfadenectomía aorto-pélvica, los procederes ultrarradicales de Ault, las histerectomías y ooforectomías, las reconstrucciones vaginales con colon después de la operación de Miles en mujeres jóvenes, por solo citar algunos, porque existen cientos de situaciones similares normadas, sin contar con las incidentales y las accidentales. (20)

Los trabajos coloproctológicos sobre pelvis implican obligatoriamente profundos conocimientos, no solo del elevador del ano y diafragma pelviano en su sentido más amplio sino además experiencia y conocimientos profundos urológicos, ginecológicos y vasculares. (21)

Todo lo anteriormente dicho queda demostrado con el trabajo en equipo cada vez mas practicado en todas las instituciones del mundo, manifestado por los grupos multidisciplinarios y sirvan de ejemplo las anomalías anorrectales mayores que constituyen un reto hasta para los equipos de especialistas mejores preparados del mundo. (22)

Podemos concluir que la Coloproctología constituye una especialidad autónoma con un lugar relevante entre las especialidades quirúrgi-cas2 y la historia posee una interminable lista de científicos que trabajaron y trabajan en el desarrollo de la cirugía Colorrectal, como por ejemplo: los ingleses que siguieron el trabajo de Frederick Salmon, los franceses que continuaron la labor de Roul Bensaude, los españoles que siguieron las enseñanzas de Pi-Figueras, Javier Lentini, los norteamericanos que continuaron la labor de Joseph B. Mathews, H. Bacon, Tuttle, E. Andrews, Pennington, L. A. Buie, Tom Jones, Neil Swinton, Oshner, y por solo citar algunos debe recordarse a Lisfranc, Hogenegg, Kraske, Harmannt, Miles, Soler-Roig, Arnous y Goligher, en Europa; Babcock, Ranking, Dixon, y Turnbull, en Estados Unidos; Hughes, en Australia; Pitanga Santos, D’Avila, Zorraquin, Yódice, Garcia Matta, Aguirre, Mackay, Obando y Gutiérrez Blanco en América Latina. Todos sin excepción merecen la más profunda admiración.

La Coloproctología esta asumiendo un papel cada vez mas importante dentro de la cirugía. El rápido crecimiento de la población, con el notable aumento del número de ancianos, el mayor numero de malformaciones anorrectales serias en recién nacidos y la mayor incidencia del cáncer colorectal, considerado el tumor maligno mas frecuente, después del cutáneo, con una alta incidencia en la población occidental, el incontrolable incremento de la patología ano rectal benigna, relacionada a los nuevos hábitos de las sociedades desarrolladas y en vías de desarrollo; suponen una demanda de cirujanos con especialización en colon, recto y ano y ello hace necesario establecer planes racionales de enseñanza; pero es muy difícil panificar las bases de la misma para todos los países del mundo en virtud de los diferentes aspectos socioeconómicos y científicos de cada región.

Mientras Estados Unidos e Inglaterra poseen los métodos de enseñanza coloproctológicas más avanzadas de pre y postgrado, otros apenas tienen programas y algunos carecen de todo plan o si acaso comienzan a pensar en eso. Por esto la mayoría de los autores consideran que la enseñanza debe coincidir con la realidad de cada país y a partir de este punto ir sentando las pautas para garantizar el desarrollo vertical de la especialidad.

Sabemos que por desgracia la Coloproctología esta luchando aun en muchos países para obtener su reconocimiento oficial, buscando un “lugar de trabajo” y en pocas naciones existen órganos de expresión, revistas dedicada únicamente a la especialidad. Además los estudios cuando se publican, lo hacen en revistas de cirugía, ginecología, o medicina general, por lo que se pierden buena parte de su conocimiento y eficacia.

Cada día es mayor la importancia de la especialidad en el mundo, por el número de pacientes, por la gran repercusión de las enfermedades en las economías nacionales, por el modo en que sus resultados afectan el psiquismo de los operados y de sus familiares, así como por sus implicaciones sociales. Se hace patente cada vez más, de un modo indiscutible, la necesidad de esta especialidad médico-quirúrgica plenamente reconocida y de programas para su estudio cada vez más amplios y definidos.

Por ello apostamos que en un futuro quedará reafirmada la Coloproctología en el mundo en la posición de mayor trascendencia que la misma exige.


Bibliografía:

  1. Turnbull R. B., Weakley F. L., Swinton N. W. “Education of surgeons in diseases of colon and rectum.” Diseases of Colon and Rectum, 13:1, 1970.
  2. Lentini J. “Temas de Coloproctología.” Editorial Revolucionaria, Cuba, 1ra ed, 1982.
  3. Goldergberg Stanley M. “Fundamentos de Cirugía Ano rectal.” Editorial Limusa S.A., México, 1ra ed., 1961.
  4. http://www.abcrs.org/historyofboard.htm.
  5. Rowe J. R. “Accomplishments and challenges.” Diseases of Colon and Rectum 7(3), 171-174, may-jun, 1964.
  6. http://www.alacp.org/historia.htm.
  7. Archivos de la Sociedad Cubana de Coloproctología. Consejo Científico Cubano.
  8. Martínez Carles, J. “Historia de la Proctología.” Editorial Revolucionaria, Cuba, 1989, p30-35.
  9. http://www.sacp.org.ar/historia.htm.
  10. http://www.smcrc.org.mx/historia.html.
  11. “Gray´s Anatomy” Editorial Churchill-Livingstone, 38 ed., 1998
  12. “Tratado de fisiología medica. Guyton-Hall.” Editorial Interamericana McGraw-Hill, 9na ed.
  13. “Anatomía Humana Funcional. Crafts.” Editorial Uteha Noriega, 1996.
  14. “Tratado de Histología” Fawcett D. W. Edit. Interamericana McGraw-Hill, l2va ed.
  15. “Embriología medica con orientación clínica.” Langman. Editorial Médica Panamericana, 8va ed., 2001.
  16. “Patología General.” Chandrasoma P., Taylor C. R. Editorial El Manual Moderno, 3ra ed. en español, 1998.
  17. “Robbins and Cotrans. Patología estructural y funcional.” Editorial El Servier, 7ma ed, 2005.
  18. “Bioquímica” Devlin T. M. Editorial Reverte S.A., 5ta ed., 1994.
  19.  “Cirugía de colon, recto y ano”. Todd I. P. Editorial Científico-Técnica Ministerio de Cultura, Cuba, 3ra ed., 1986.
  20. “Cirugía del Cáncer de colon y recto.” Pi-Figueras. Editorial Salvat S.A., España, 1ra ed., 1958.
  21. “Enfermedades anorrectales.” López-Ríos Fernández F. Editorial Harcourt Brace, España, 1999.
  22. “Normas Nacionales de Cirugía.” Grupo Nacional de Cirugía, La Habana, Cuba. 9na ed., 1998

Hospital La Católica, Costa Rica - Especialista en Coloproctología - ProctologíaHospital La Católica
Departamento de Cirugía Colorrectal
Tercer Piso Consultorio 4
Especialista de 1er grado en Cirugía de colon, recto y ano

Derechos Reservados . Dr. Jesús Martínez Carles . 2008